No tengas miedo al fracaso en tu proyecto musical (II)

no-tengas-miedo-al-fracaso-en-tu-proyecto-musical-ii
Yo tocando el teclado junto a mi banda Battlehorn

El pasado martes publiqué la primera entrega de una pequeña serie llamada No tengas miedo al fracaso en tu proyecto musical. Como ya te dije la semana pasada, tenía la intención de escribir un artículo más abordando este tema en el que contaría un poco mi historia en el mundo de la música y hablaría de los proyectos musicales por los que he pasado desde que me inicié. En mi carrera como músico he conocido tanto el éxito como el fracaso. Ya no me da ningún tipo de reparo reconocer mis fallos, porque al fin y al cabo son aprendizajes. A continuación, te relato mi historia.

Los comienzos de mi carrera musical

Recuerdo que tenía 8 años de edad y me encantaba descubrir música nueva. A menudo, buscaba y buscaba en la estantería donde mi padre colocaba los discos y los cassettes para ver que tal sonaba cada trabajo. Me acuerdo de lo grande que era mi curiosidad al colocar cada disco en el equipo de audio. Todo comenzaría en ese momento. Algunas de las primeras bandas que escuché en mi infancia eran The Police, The Alan Parsons Project, Supertramp, Electric Light Orchestra, entre otras. Pronto surgiría en mí la pasión por la música y por comenzar a aprender a interpretarla. A esa misma edad, comencé a estudiar piano en el colegio junto a otros niños.

Sánchez Bonnín Project

A los 11 años comencé a crear mis primeras composiciones. Mi nombre artístico sería Sánchez Bonnín Project, en honor a una de mis bandas favoritas en aquel entonces y ahora: The Alan Parsons Project. Después de un tiempo aprendiendo a tocar el piano y yendo a clases de música, nació en mí la inquietud por crear, por componer música. Todavía recuerdo la primera melodía que compuse. De vez en cuando, escucho las grabaciones que hacía en aquel entonces allá por el año 2004 y mirando atrás me doy cuenta de todo lo que he mejorado y todo lo que he logrado en todo este tiempo.

Me resulta muy motivador, y aprecio mucho los recuerdos de aquella época. Tenía mucha ilusión y lo que quería era llegar lejos en la música, me preguntaban que quería ser de mayor y yo decía que quería ser compositor, muchas personas intentaron destruir mi sueño diciéndome que la música no era lo mío o que era muy difícil lograrlo, pero nunca, jamás consiguieron desanimarme, fui persistente y seguí adelante. Hoy en día, me alegra saber que ante los momentos difíciles siendo tan joven tuve esa actitud, esa determinación para continuar y no escuchar a quien creía que quería dañarme o menospreciar mis esfuerzos.

Chrysalis

Fue a la edad de 14 años cuando comenzaría a tocar con más gente y a crear mis primeros proyectos musicales. El primer grupo lo comencé con un chico de mi edad que conocía del instituto y que tocaba la batería. Quedábamos en su casa algunas tardes y yo me llevaba mi teclado. Tenía algunas ideas para tocar en el teclado y él sacaba una línea de batería. Así comenzamos a dar nuestros primeros pasos. Andábamos muy perdidos, era algo totalmente nuevo para nosotros. Al poco tiempo, se uniría a nosotros otro chico para tocar la guitarra. Estaríamos durante unos meses quedando para ensayar, pero al poco tiempo nos comenzamos a desanimar porque no veíamos resultados y lo fuimos dejando poco a poco hasta que dejamos de quedar para tocar. Estaba claro que con el primer grupo ni grabaríamos un disco, ni saldríamos de gira (lo digo con una sonrisa).

Mar en el Desierto

Al poco tiempo de dejar el anterior proyecto junto a mis dos compañeros, comenzaría un proyecto musical llamado Mar en el Desierto, en el que buscaría fusionar el rock con la música árabe, con algunos toques de flamenco. Hoy en día me sigue pareciendo una propuesta muy interesante, pero nunca pude progresar mucho más allá por mi falta de experiencia. Pero hay que decir que aprendí muchísimo de esta iniciativa. Compuse muchas canciones y ahí es donde comencé a investigar como funcionaban los otros instrumentos que formaban una banda de rock, cosa que me ayudaría mucho a desarrollar los proyectos que vendrían después. Recuerdo lo ilusionado que estaba con esta idea, quería hacer una banda de este proyecto, pero a pesar de probar con varios músicos, nunca llegué a conseguirlo.

Qualinöst

En mi época del instituto, y al mismo tiempo que trabajaba en las composiciones de Mar en el Desierto, un compañero de clase me presentó a otro chico, con el que formaría Qualinöst, banda en la que acabaríamos haciendo power metal con toques bastante épicos y sinfónicos. Ese chico se llamaba Sergio aunque se le conoce más como Xenxo, y actualmente es el vocalista y bajista de una banda llamada Mythshine. El quería ser cantante y cuando quedamos un día para probar, vimos que teníamos motivaciones parecidas y comenzamos a formar la banda. No recuerdo cuantos músicos pasaron por la banda, casi todos ellos eran de nuestro círculo de amigos o compañeros del instituto.

Tendríamos una trayectoria que iría del año 2007 al 2010 en la que compusimos muchas canciones, actuamos en varios conciertos e hicimos algunas grabaciones caseras. Teníamos el objetivo de grabar una maqueta que nunca pudimos llegar a materializar. Aprendimos mucho con este proyecto, y los dos pensamos que si realmente queríamos llegar a algún lado, tendríamos que esforzarnos mucho y luchar por ello. Durante este período, también participé en otras bandas que fueron efímeras pero que también me aportaron cierta experiencia, se llamaban Death Symphony y Guardians Of Forest.

Battlehorn

Ya con 17 años, había comenzado a salir a ver conciertos y a conocer la escena musical del lugar donde resido (Mallorca). Pude ver a bandas muy buenas, e incluso a veces me atrevía a hablar con algunos de sus miembros para aprender todo cuanto pudiese, en aquel entonces era bastante tímido, pero eso no me impediría conocer a gente nueva. En uno de esos conciertos, conocí a un teclista que tocaba con una banda que admiraba mucho en aquel entonces y que a día de hoy han lanzado varios trabajos. Recuerdo que hablé con él durante un rato, con esa intención latente de aprender. Yo también tocaba en ese concierto junto a Qualinöst. Al final del concierto, me daría cuenta de que ese chico se dejó la fuente de alimentación de su ordenador portátil. Le avisé días más tarde de que lo tenía yo y quedamos los dos para devolvérselo.

Para mí, era todo un honor quedar a hablar con alguien como él que contaba con una amplia experiencia en la música. Nunca sabría, que gracias a él podría formar parte de uno de los proyectos musicales más ambiciosos que he conocido y del que sigo formando parte a día de hoy. Me recomendó entrar a una banda llamada Battlehorn, que hacían un estilo que es muy de mi agrado. Me llamó mucho la atención que me lo comentara, porque ya los conocía y estaba dispuesto a contactar con ellos para hacer una prueba y aspirar a ocupar el puesto vacante de teclista. Al poco tiempo, probaría con ellos y gustándoles, acabaría formando parte de la banda, con la que a día de hoy he hecho una gran cantidad de actuaciones en directo, con la que he conocido a mucha gente del mundo de la música, y con la que en este momento estamos trabajando en la producción de un álbum de larga duración. Para mí han sido mágicos estos 5 años junto a mis compañeros, porque he podido aprender mucho durante el camino y ha sido un gran paso para hacer realidad uno de mis sueños que mantengo desde niño: grabar un disco.

ArteriA

Allá por el verano de 2010, llevando unos meses tocando junto a Battlehorn, conocería a un guitarrista que vino a vivir a la isla y que se convertiría en uno de mis mejores amigos: Mario. Con varios conocidos logramos formar una banda a la que llamaríamos ArteriA. Realmente hicimos un buen material, pero es una pena que nunca pudiéramos llegar a grabar algo debido a nuestras diferencias. Sinceramente, la propuesta era muy buena y los músicos también, pero a día de hoy me decepciona un poco que yo no pudiera estar a la altura, ya que no me daba el tiempo al estar estudiando y trabajando en otros proyectos musicales al mismo tiempo.

Ancient Realm

En el año 2010 comencé a escribir varias canciones que más tarde formarían parte de un proyecto que iniciaría en 2013 al que llamaría Ancient Realm y que cuenta con un trabajo discográfico titulado Walden editado en 2014. Con este proyecto lograría el gran sueño de mi infancia, que era conseguir lanzar un trabajo discográfico, y que después de la gran acogida que tuvo, me animaría a seguir trabajando en nuevo material para dar continuidad al proyecto. Ancient Realm se trata de un proyecto de estudio en el que me dedico a desarrollar principalmente mi faceta de compositor. Para las grabaciones cuento con músicos invitados de la escena musical de Mallorca.

Golgotha

A principios de 2015 me propusieron ser teclista de sesión en una banda que es mítica en la isla. Se trata de una de las bandas más emblemáticas de la escena del metal extremo en España, que tuvo su mejor momento a mediados de la década de 1990. Con motivo del XX aniversario de su primer álbum Melancholy, la banda vuelve a estar activa con la reunión de cuatro de los miembros originales, y para esta ocasión tengo el placer de tocar con ellos como músico de sesión a los teclados.

Concluyendo

Como puedes ver, a lo largo de mi carrera musical, ha habido proyectos que me han ido bien y otros que no tanto. Y de los que no han ido bien he conseguido extraer un aprendizaje. Te invito a tener esa misma actitud con todos los proyectos musicales en los que trabajes. Si lo deseas me puedes contar que te ha parecido mi historia y si te ha ayudado en algo. No seas tímido/a y cuéntame un poco tu historia en la sección de comentarios. 😉

Un saludo, ¡y ve a por lo que quieres!

Deja un comentario