Mi experiencia en la producción del nuevo trabajo de Battlehorn

Mi experiencia en la producción del primer álbum de Battlehorn
Fotografía: Pixabay

Esta pasada semana fue muy intensa musicalmente para mí, ya que estuve ensayando varios días junto a mis compañeros de Golgotha el repertorio para el regreso de la banda y la celebración del XX aniversario de su primer álbum Melancholy.

Decir que la actuación que hice con ellos el pasado sábado noche fue increíblemente bien y me lo pasé en grande, además de haberme sentido muy cómodo en el escenario y haber recibido una muy buena respuesta por parte del público que vino a disfrutar de las actuaciones de las bandas que tendrían presencia en el festival que se llevó a cabo en nuestra querida isla.

Además, por si no te diste cuenta, el pasado martes lancé el minicurso online Aprende a ser un músico 2.0, que he preparado para todos los suscriptores de Músico 2.0 y al que puedes acceder de manera totalmente gratuita aquí. Pero no me enredo más. Sin más preámbulos, te voy a contar una de mis experiencias más recientes en este apasionante mundo de la música: mi experiencia en la producción del nuevo trabajo de Battlehorn.

Si me lees desde hace algún tiempo ya lo debes saber, pero si me conoces de hace poco, en el apartado del blog en el que hablo un poco sobre mí y mi carrera musical, podrás ver que hablo de cada uno de los proyectos musicales en los que estoy involucrado. Uno de los proyectos en los que más tiempo llevo es Battlehorn, la banda en la que ocupo el puesto de teclista desde hace poco más de 5 años.

Llevar a cabo la producción del primer álbum de la banda era algo a lo que le tenía muchas ganas, y por fin se está haciendo una realidad. En las próximas líneas te cuento un poco más sobre la experiencia vivida.

La producción del primer trabajo de Battlehorn: mi experiencia

Como ya te he comentado más arriba, le tenía muchas ganas al hecho de ir a grabar mis líneas de teclado, en las que había estado trabajando por tanto tiempo. Para cuando me reuní con el productor en su estudio, mis compañeros ya habían grabado la batería y las guitarras. Por lo tanto, ya estaba lista la base sobre la que yo plasmaría los teclados que había compuesto.

A finales del mes de junio comencé a grabar las líneas de teclado junto al productor Flavio Javier Encinas, quien lleva trabajando en este álbum desde el inicio y desde que comenzó a concebirse la idea de llevarse a cabo. Después de grabar el teclado en unas tres sesiones, si no recuerdo mal, comenzamos a quedar dos días a la semana (normalmente viernes y sábados) durante cinco horas cada sesión para editar los teclados, hacer arreglos, reelaborar algunas secciones y buscar sonidos que quedaran bien junto al resto de instrumentos ya grabados.

He de decir que esta ha sido una gran experiencia para mí porque he podido aprender mucho profundizando en el proceso de producción y arreglos de teclado codo con codo con un gran profesional. Fueron unas semanas de trabajo intenso en las que aprendí muchísimas cosas sobre producción y edición de teclados, así que no dudaré en aplicar a mis composiciones muchas de las cosas que vi durante esas sesiones.

Como debes suponer, cuando se quiere trabajar en el lanzamiento de un trabajo discográfico, existe una cadena de valor que está compuesta de diversas fases. Nosotros ya pasamos por la fase de creación, en la que creamos la materia prima que es la música. La creación es mi fase favorita, ya que es en este momento donde puedes crear algo de la nada, y es algo que me parece fantástico.

Luego viene la fase de producción, que es donde nos encontramos ahora y en la que pienso que hay que tener grandes dosis de paciencia, porque no es nada sencilla precisamente, si quieres lograr un resultado profesional y llegar a un cierto nivel, entendiendo esto como la calidad que quieras alcanzar en cuanto sonido y demás.

He de decir que para llevar a cabo la grabación y edición de mis teclados, tuve que tener la mente muy abierta en cuanto a opiniones y posibles cambios que me propusiera el productor, ya que para mí es importante tener una visión externa a la banda y que no haya estado tan vinculado a la creación de la música. Creo que entre Flavio y yo hicimos un gran equipo, y por supuesto el resultado de nuestro trabajo fue muy satisfactorio.

Finalicé todo este proceso a mediados del mes de agosto. Grabamos y editamos los teclados de un total de 9 temas, de los cuáles a algunos de ellos les tuvimos que dar varias vueltas para conseguir algo que realmente nos gustase. En estos momentos está grabando el bajista, y más adelante se grabarán las voces del cantante, para poder de esta manera pasar a la etapa de mezcla y posteriormente a la masterización.

Concluyendo

En fin, la experiencia de grabar este disco para mí ha sido increíble, y aún más el hecho de haber trabajado junto a un gran profesional que se lo toma con una seriedad admirable que se involucra en una producción con grandes dosis de pasión, necesaria para sacar adelante algo en lo que hay que ser realmente constante y perseverante para conseguir un resultado satisfactorio.

A continuación te dejo un vídeo que se grabó durante la grabación de las guitarras para que puedas hacerte una idea de lo que hemos estado haciendo durante los últimos meses.

¿Y tú? ¿También estás involucrado/a en la producción de un trabajo discográfico? Si es así, puedes contar tus experiencias al respecto en la sección de comentarios.

Deja un comentario