Las fuentes de ingresos del músico en el siglo XXI (II)

Las fuentes de ingresos del músico en el siglo XXI: segunda parte de la serie de artículos

La semana pasada comencé a escribir una serie de artículos en la que hablo de las fuentes de ingresos que puede explotar un músico del siglo XXI. Las fuentes de ingresos que traté en la primera entrega de esta serie fueron los CD’s y vinilos, la música digital, el merchandising y los conciertos.

Hoy voy a continuar con otras tres fuentes: el crowdfunding, la enseñanza musical y la producción musical.

Crowdfunding

El crowdfunding se ha estado convirtiendo en una opción muy popular entre los músicos para financiar sus proyectos musicales, como por ejemplo la producción de un disco. Yo nunca he utilizado este medio, aunque espero poder hacerlo algún día, pero si que he tenido la oportunidad de ver como otros compañeros de la música lo han utilizado con resultados muy positivos.

Esta manera de financiar nuestra carrera musical podemos denominarla también micromecenazgo. El crowdfunding se define en Wikipedia como la cooperación colectiva, llevada a cabo por personas que realizan una red para conseguir dinero u otros recursos, y en la que se suele utilizar Internet para financiar esfuerzos e iniciativas de otras personas u organizaciones.

Para llevar a cabo esta red o campaña, durante los últimos años han ido surgiendo muchas plataformas digitales en las que puedes  presentar tus proyectos y crear campañas de micromecenazgo.

El proceso normalmente es el siguiente: cuando tienes la idea del proyecto que quieres hacer realidad, la publicas en una de estas plataformas y durante un período de tiempo determinado llevarás a cabo una campaña de promoción de la iniciativa para conseguir financiación por parte de personas (tus mecenas) que deseen hacer una aportación.

Las personas que hagan una aportación monetaria a tu proyecto recibirán a cambio una recompensa dependiendo de la cantidad aportada por estas. La recompensa es una forma de agradecer a tu mecenas su aportación para poder hacer posible tu proyecto.

En la campaña siempre aparece la cantidad de dinero necesaria para lograr el objetivo de financiar el proyecto. Lo normal es que el dinero que han aportado los mecenas sea recibido por el creador del proyecto una vez conseguido el objetivo. Si finalmente lo consigue, el creador llevará el proyecto a cabo y el mecenas recibirá su recompensa.

Algunas de las plataformas más conocidas para financiar proyectos creativos son Verkami en español y Kickstarter en inglés. Échale un ojo a estas dos opciones, podrás encontrar más información sobre esta manera de financiar tu proyecto musical.

Enseñanza musical

Si llevas mucho tiempo tocando un instrumento por ejemplo, y sientes que tienes la capacidad suficiente como para transmitir tus conocimientos, puedes aprovechar para ofrecer tus servicios como profesor.

Hay muchas personas que se inician en el mundo de la música que desean que alguien con más experiencia les muestre un poco el camino a seguir para desarrollarse como músicos.

Esta puede ser una oportunidad para ti, para enseñar música a otras personas y generar un ingreso extra. Además, creo que de la propia actividad de la enseñanza, tú mismo puedes aprender mucho más sobre lo que haces.

Yo nunca he dado clases de ningún instrumento, aunque si que he dado algunos consejos a conocidos sobre teclado o composición, y me dicen que les gusta mi manera de explicar las cosas, haciéndolo todo sencillo para aprender de una manera más eficaz.

Aunque si que se podría decir que más o menos me dedico a la enseñanza o formación escribiendo en este blog, compartiendo conocimientos y experiencias para que puedas gestionar tu carrera musical de manera independiente y dar a conocer tu música en Internet.

Aunque considero que la enseñanza musical no tiene que ser necesariamente enseñar a tocar un instrumento, podemos verla de una manera más amplia. En alguna ocasión he podido ver a algunas personas que dan clases de otros ámbitos de la música, como la producción musical, por ejemplo.

Producción musical

Conozco a varios músicos, que además de trabajar en un proyecto musical, también les gusta el campo del sonido y se dedican a la producción musical. Si se te da bien la producción y te gusta el sonido en general, también puedes aprovechar y ofrecer tus servicios como productor a otras bandas y artistas.

Aunque reconozco, que para dedicarte a la producción musical vas a necesitar adquirir mucha experiencia por tu cuenta y formarte mucho, ya que tienes que ofrecer un servicio y un resultado realmente profesional a tus clientes.

Además, se trata de un trabajo muy laborioso, y que normalmente quien se dedica a ello siente una gran vocación por la actividad. Yo tengo unos conocimientos básicos de producción que me permiten grabar las maquetas de mis composiciones, aunque es algo a lo que no le dedico mucho tiempo, porque prefiero dedicar mis mayores esfuerzos a la composición que es lo que mejor se me da.

Cuando deseo producir mis composiciones con un resultado más profesional, normalmente delego esta tarea en un productor musical. Por ejemplo, el primer trabajo de mi proyecto Ancient Realm, fue producido por mi compañero Samuel Morales, también guitarrista en la banda Helevorn. El hecho de que seas músico, puede ayudarte mucho a entender las necesidades de tus clientes, si decides dedicarte a la producción musical.

Si quieres profundizar un poco más sobre esto de dedicarse a la producción musical, te recomiendo que veas un vídeo de Juan Belmonte, en el que explica cómo triunfar como un productor musical.

Concluyendo

Y hasta aquí la segunda entrega de las fuentes de ingresos del músico en el siglo XXI. La semana que viene habrá una tercera entrega, pero será un poco diferente y no citaré fuentes concretas, si no que se tratará de un planteamiento de todo este tema del que he estado hablando.

¡Hasta el martes que viene! 😉

Deja un comentario