Las fuentes de ingresos del músico en el siglo XXI (I)

Las fuentes de ingresos del músico en el siglo XXI: primera parte de la serie de artículos

Hoy en día, muchos músicos independientes se preguntan si es posible vivir de la música. Lo cierto es, que para generar ingresos relacionados directamente con tu actividad musical, vas a tener que vender de algún modo u otro.

Yo quiero pensar que no hay nada imposible, y que aún puede ser posible ganarse la vida con lo que más nos gusta hacer. Te puedo asegurar que no es nada fácil, pero al igual que en cualquier otro trabajo, la música también requiere trabajo duro, y tendremos que demostrar nuestra profesionalidad en un mercado en el que hay cada vez más competencia y saturación.

Al igual que Juan Belmonte, a quien entrevisté hace muy poco, yo también quiero pensar que nos encontramos en un momento en el que se están produciendo cambios y en el que podemos encontrar nuevas oportunidades.

Aunque todavía creo que existe una gran incertidumbre sobre el futuro de la industria musical, no hay más remedio que adaptarse a esta nueva realidad y aprovechar todos los recursos que esta nos ofrece si queremos seguir creando música y compartirla con los demás.

Por difícil que sea la situación, tú y yo, como músicos tenemos que seguir haciendo música. No me imagino un mundo sin música. Por lo tanto, vamos a intentar ser optimistas y pensar cuáles son las posibles vías de ingresos que podemos utilizar en nuestra carrera musical.

Mi intención con este artículo, es ofrecerte una lista de las fuentes de ingresos que puede disponer un músico del siglo XXI. Con esta nueva era digital en la que nos encontramos, han surgido nuevas fuentes de ingresos que pueden ser complementarias a las que ya existían desde hace mucho tiempo.

Allá vamos con las fuentes de ingresos del músico en el siglo XXI:

CD’s y vinilos

La música en soporte físico ha sido unas de las mayores fuentes de ingresos de la industria musical durante varias décadas. Aunque a partir de la década de los años 2000 las ventas cayeron drásticamente, todavía podemos tener en cuenta la venta de nuestra música en formato físico.

Todavía queda mucha gente a la que le gusta poder tocar y sentir un trabajo discográfico físico, ya sea en CD o en vinilo. También hay que tomar nota sobre el formato vinilo, que parece que está resurgiendo especialmente entre los nostálgicos de este formato que les gusta escuchar música en su tocadiscos.

Dependiendo en que punto se encuentre tu proyecto musical, yo personalmente, apostaría por el formato físico teniendo en cuenta la demanda de este por parte de tu público. Si editas tu trabajo discográfico de manera independiente, lo que te recomendaría, sería hacer un número de copias que consideres que vas a conseguir vender.

Lo que te interesa es vender tu trabajo, y no tener un exceso de copias como me pasó a mí, que fui demasiado optimista con mi primer trabajo y tengo una caja llena. Así que creo que lo más adecuado, es disponer de un número de copias que sea proporcional a la demanda.

Música digital

Creo que hoy en día, es imprescindible ofrecer nuestra música en formato digital. Es un hecho que en la actualidad la mayor parte de los consumidores de música la consumen a través de Internet ya sea con descargas legales a través de plataformas como iTunes o Bandcamp o en streaming con YouTube o Spotify, por ejemplo.

Por lo tanto, hay que estar presente en todos estos lugares para que nuestra música sea más accesible en Internet. La manera más eficaz para ofrecer tu música en formato digital en la mayoría de plataformas tanto de descargas legales como de streaming, es solicitando el servicio de distribución de un agregador musical, que es la entidad que se encargará de distribuir tu música a cada uno de los servicios a los que tenga acceso.

El agregador actúa como intermediario entre tú y las plataformas, y es el que gestionará los ingresos que percibirás dependiendo del volumen de ventas que se produzcan. Con otras plataformas como Bandcamp, el manejo y la percepción de ingresos es algo más independiente, y quizás es la que a mí me gusta más en particular.

La mayor ventaja de la música digital, es que se podría decir que el stock y el número de ventas puede ser ilimitado, ya que nunca se agota tratándose de un archivo digital en la nube. Así que no hay que dejar de tener en cuenta el formato digital.

Conciertos

En las actuaciones en directo tienes la oportunidad de generar ingresos por diversas vías, dependiendo del lugar en el que se celebre tu concierto y de cuáles sean las condiciones de la sala o recinto donde se lleve a cabo.

Algunas posibles fuentes de ingresos para tus actuaciones, pueden ser por ejemplo un porcentaje de la entrada del concierto o el caché de tu proyecto, la venta de música en formato físico, la venta de artículos de merchandising de tu proyecto musical como camisetas, gorras, chapas, pegatinas, etc.

También me viene a la cabeza, que si cuentas con una masa crítica considerable interesada en tu música, podrías monetizar la posibilidad de ver tu concierto en streaming a través del canal online, algo que vi que hizo uno de mis grupos favoritos llamado Epica, cuando realizaron la actuación en la que celebraban su décimo aniversario.

Creo que lo mejor de los conciertos, es que puedes tener un contacto directo con la gente que asiste a escuchar tu música y es una gran oportunidad para que de algún modo consigan tener una relación más estrecha con tu proyecto y que se vean con los ánimos de comprarte un CD o una camiseta, por ejemplo.

Merchandising

Como he comentado antes, los conciertos suelen ser una buena ocasión para la venta de los artículos de merchandising de tu proyecto musical, sin embargo se pueden explotar otros medios.

En el merchandising podríamos englobar todos aquellos artículos relacionados con tu música. Creo que los artículos más populares, o al menos los que yo he adquirido en más ocasiones de las bandas que me gustan, son las camisetas.

En cuanto a artículos que puedas vender, hay un sinfín de posibilidades, simplemente tienes que observar cuáles son los que pueden ser más atractivos para tu público.

Además de vender el merchandising en tus actuaciones en directo, también podrías vender en otros medios offline como una tienda de discos, u online como podría ser una tienda virtual en la página web de tu proyecto musical.

Concluyendo

Este es el primer artículo en el que he tratado las posibilidades que tiene un músico del siglo XXI para generar ingresos relacionados con su actividad musical. Como este es un tema que supongo que despierta mucho interés, he decidido dividirlo en varias partes y para ello escribir una serie de artículos.

La semana que viene podrás leer la segunda parte de esta serie. 😉

Deja un comentario