La cadena de valor de la industria musical

Hace pocas semanas, estuve hablando de una manera resumida sobre las etapas por las que pasa un proyecto musical gestionado de manera independiente. Mi deseo es profundizar más en cada una de las fases que componen un proyecto y que siempre deberías tener en cuenta para planificar la producción de un trabajo discográfico. En pocas palabras, hoy me centraré en hablar de la cadena de valor de la industria musical en lo que al lanzamiento de un trabajo discográfico se refiere.

Las fases de un proyecto musical

La cadena de valor se inicia con la creación de la música y finaliza cuando ésta es escuchada por el consumidor final. A continuación, te muestro de una manera esquemática cada una de las fases por las que pasará tu proyecto.

Creación – Producción – Gestión – Promoción – Distribución – Consumo

¿Más o menos puedes hacerte una idea de cual es el desarrollo de cada una de estas fases? Ahora profundizo sobre cada una de ellas. Puedes ver una pequeña diapositiva que resume un poco la cadena de valor que tiene lugar en la industria de la música.

Creación

Primero de todo, tendrás que crear la materia prima de tu trabajo discográfico: la música. Aquí es donde comienza todo, en la creación y composición de cada una de las canciones que formarán parte de tu producción. Para la composición de la música de una producción discográfica, hay que tener ideas respecto a que tipo de canciones quieres incluir, de que género, cual será la temática de las letras, que concepto quieres transmitir con el álbum, EP o single que quieres producir, etc.

Cuando consigas tener una idea más definida para la composición de tu trabajo, podrás pasar a plasmar esas ideas en partituras y maquetas para comenzar a dar forma a las canciones. Puedes aprovechar las maquetas que grabes durante este proceso de composición para la preproducción de tu trabajo. Durante la preproducción pueden surgir ideas para mejorar las canciones y realizar arreglos.

Antes de grabar definitivamente tu trabajo, lo ideal es hacer una preproducción. Se trata de grabar por completo las canciones para acabar de definirlas y encontrar en esta grabación de prueba posibles problemas, detalles o cosas por mejorar. Esta grabación puede servir de carta de presentación para un productor, para que pueda tener una idea general de la producción y hacer un planteamiento de esta.

Producción

Cuando las canciones que formarán parte de tu nuevo trabajo estén preparadas, podrás pasar a llevar a cabo la grabación definitiva. En esta fase tienes dos opciones: producir la grabación tú mismo si tienes unos conocimientos básicos de producción musical o delegarla en un productor que se dedique a estas labores y que pueda guiarte de una manera eficaz para lograr un resultado profesional.

En la producción de un trabajo discográfico, se distinguen tres etapas: la grabación, la mezcla y la masterización. Al mismo tiempo, o después de la producción del audio, puedes dedicarte a la producción de otros materiales que serán destinados a la promoción como pueden ser el diseño de la portada, las fotografías promocionales, material para la prensa (un dossier de prensa, por ejemplo) y un videoclip de un tema que se incluya en tu trabajo.

Gestión

Una vez se haya producido la música y todo el material promocional de tu producción discográfica, tendrás que pasar a gestionar los derechos de tu obra. Es un aspecto importante y que no hay que descuidar en ningún momento. Para ello tendrás que registrar tu obra. Existen varias formas de registro de la propiedad intelectual, todo dependerá de las características de tu proyecto. En esta fase tendrás que hacer una labor de investigación para finalmente decidir cual es el modo más adecuado para proteger tu obra.

Promoción

Para poder comenzar a trabajar en esta fase, ya tendrás a punto tu producción discográfica, todo el material promocional y habrás llevado a cabo la gestión de los derechos de tu obra. La función de esta fase de promoción, será dar a conocer tu propuesta musical y la producción que vas a lanzar. Para llevar a cabo la promoción de tu trabajo cuentas con los medios de comunicación tradicionales y los virtuales. Entre los medios de comunicación tradicionales podemos destacar los medios impresos, la radio y la televisión. Entre los medios de comunicación virtuales nos encontramos con los medios digitales, la música en la nube, las radios online hasta las populares redes sociales.

Distribución

Para que tu público objetivo pueda consumir tu música antes tendrás que distribuirla. Puedes hacerlo tanto de manera online como offline. En la distribución tradicional mediante distribuidoras tu producción discográfica podría estar disponible en formato físico en las tiendas de discos de toda la vida. En la distribución digital mediante los agregadores digitales, tu producción podrá estar disponible en diversas tiendas online especializadas en música y servicios de música en streaming.

Consumo

Ya se ha dado a conocer tu producción discográfica mediante la promoción y esta se ha distribuido en formato físico y digital. En esta fase se lleva a cabo el consumo de tu música por parte de tu público objetivo en las diversas formas de acceso que existen hoy en día.

Concluyendo

Eso es todo sobre la cadena de valor de la industria musical. Considero que era importante tratar este tema más a fondo ya que es el proceso que tendrás que controlar directamente para poder hacer realidad tus proyectos musicales y que tus producciones puedan ver finalmente la luz. Por último, quiero compartir otra diapositiva sobre esta cadena de valor que encontré en el blog de Industria Musical. Espero que este artículo sea útil para ti.

¡Un saludo! 😉

Deja un comentario