Cómo tenerlo todo a punto antes de comenzar a producir un disco

como-tenerlo-todo-a-punto-antes-de-comenzar-a-producir-un-disco

Hace algún tiempo, escribí un artículo en el que te di algunas referencias para que pudieras comenzar a encaminar la producción de ese disco que quieres grabar ya de una vez por todas.

Pero hoy quiero hablar de algo ligeramente distinto, aunque muy relacionado con lo que traté en esa publicación.

Y es que, voy a tratar de resumir en una serie de puntos todo aquello que necesitas para tenerlo todo a punto antes de comenzar a producir un disco.

Lo ideal, es haber planificado bien tu proyecto discográfico con anterioridad, de manera que cuando llegue el momento de comenzar a grabar el disco, no quede ningún cabo suelto que después pueda ser más complicado atar.

¡Así que vamos a ello!

Lo que te contaré a continuación, es lo que yo creo que vas a necesitar para tenerlo todo a punto antes de ir al estudio y comenzar a grabar.

Para tenerlo todo a punto antes de comenzar a producir tu disco, tienes que…

Tienes que disponer de la materia prima: la música

¿De qué se compone ese disco que quieres tener en tus manos o que deseas escuchar cuanto antes en cualquier plataforma digital?

De canciones, por supuesto.

Y esas canciones son la materia prima de tu disco, es decir, la música. Sin ellas, no hay manera de abordar una producción discográfica.

Así que antes de plantearte poner un pie en un estudio, tienes que tener a tu disposición todas las canciones que quieres incluir en tu disco.

Para ello, tendrás que haber pasado antes por un proceso de composición.

Durante este proceso, ya debiste pensar en el tipo de canciones que querías incluir, de que género iban a ser estas, cuál sería la temática de las letras, que concepto querías transmitir con el disco que quieres producir, entre otras cosas.

Cuando por fin conseguiste que las composiciones de tu futuro trabajo discográfico, cogieran la forma que tú querías, las debiste plasmar en partituras o maquetas, de manera que pudieras continuar dándoles forma y realizar más arreglos, hasta llegar a un punto en el que ya considerabas que tus canciones ya se encontraban en un estado óptimo en el que ya no se podía hacer mucho más para mejorarlas.

Si dispones de la música que se verá reflejada en tu próxima producción discográfica, y de algún modo has trabajado o estás trabajando en plasmarla para que esté lo más clara posible antes de entrar a grabar, has superado este primer punto.

Vamos al siguiente.

Tienes que haber hecho una preproducción de las canciones que se incluirán en tu disco

Pienso que antes de incluso de contactar con un posible productor para grabar tu disco, es necesario tener muy claro como van a estar estructuradas las canciones, que elementos habrá en ellas, entre otras cosas.

No me gusta ir a grabar con las cosas a medias tintas o incompletas, y siempre preferiré enchufar mi teclado, o en tu caso el instrumento que toques, con las ideas muy claras de qué es lo que voy a tocar y como son las canciones.

De este modo, te ahorras problemas que puedan surgir fruto de la improvisación. Aunque también, puede haber momentos en los que habrá que ser flexible, y en los que la improvisación pueda sumar puntos a tu disco. Pero ese es otro tema que quizás pueda abordar en otra ocasión.

Para tener claro cómo vas a enfocar la producción de tu disco, considero que es muy importante que antes lleves a cabo una preproducción de este.

En resumen, una preproducción se trata de una grabación previa al disco a través de la cual puedes plasmar las canciones que has compuesto, de manera que puedas acabar de definirlas y encontrar en esta grabación posibles problemas, detalles o cosas por mejorar.

Esta grabación de “prueba”, por llamarla de algún modo, puede ser de utilidad para escuchar como están quedando tus composiciones grabadas, y además, también puede servirte como una carta de presentación para un productor, a quien le podrás mostrar esta grabación para que pueda hacerse una idea general del trabajo que quieres producir y se pueda plantear cómo puede hacer el mejor abordaje posible de la producción de tu disco.

Tienes que haber decidido quién se va a encargar de la producción de tu disco

Antes de llevar a cabo la producción de tu disco, tienes que haber decidido ya si vas a delegar la producción en alguien que pueda guiarte en este proceso para conseguir de este modo el resultado que deseas.

Como te habrás dado cuenta si has leído algunos de mis artículos, yo siempre he preferido delegar esta fase en alguien, para desvincularme un poco de la parte más técnica, y centrarme más en la parte creativa del disco.

Pero eso, ya es algo bastante personal.

Aunque sí que es cierto, que por lo que he podido comprobar en mi experiencia y por lo que me han contado otros músicos cercanos a mí, lo ideal es contar con el apoyo de un productor musical, que tenga una visión externa de tu proyecto y que cuente con una visión más objetiva, que de otro modo, sería más complicado que tú tuvieras, al haber estado inmerso en la creación de las canciones, y de algún modo, puedes sentirte emocionalmente apegado a ellas y quizás no puedas ser tan crítico con respecto a ellas.

Algunos puntos que pueden ayudarte a tomar la decisión final de quién es la persona que va a encargarse de trabajar en la producción de tu disco, pueden ser por ejemplo:

  • Que resultado quieres lograr en tu producción musical: ¿Quieres una producción sencilla como una maqueta? ¿Un disco reducido como puede ser un EP? ¿O quieres aspirar a grabar un álbum?
  • Que géneros musicales ha trabajado previamente el productor musical al que has elegido: ¿El productor que has elegido conoce el género musical en el que se mueve tu música? ¿Puede adaptarse fácilmente a tu forma de hacer música para abordar la producción?
  • Con que artistas o proyectos musicales ha trabajado: descubre o pregunta sobre algunas referencias de los proyectos en los que ha trabajado previamente para que te puedas hacer una idea de como es su trabajo.
  • Descubre como es su manera de trabajar y cómo aborda la producción de un disco.
  • Tienes que haber preguntado todo lo que necesitas saber al productor musical con el que piensas trabajar.

Esos son algunos puntos que puedes tener en cuenta, antes de decidir definitivamente quién va a ser la persona que va a encargarse de la producción de tu disco.

Elegir al productor ideal para tu proyecto musical, quizás pueda tratarse de una tarea algo complicada si todavía no has vivido la experiencia de producir un disco.

Pero para resolver ese problema, precisamente escribí un artículo en el que te muestro algunas recomendaciones para que puedas elegir al productor ideal para tu proyecto en base a los objetivos que te hayas marcado para llevar a cabo tu producción discográfica. Puedes leerlo aquí.

Tienes que haber acordado con el productor el período de tiempo que será necesario para producir el disco

Si ya has decidido quién va a ser tu productor para la producción discográfica que quieres llevar a término, acuerda con él el período de tiempo durante el cual se llevará a cabo la producción de tu disco.

Esto es importante, porque es durante ese lapso de tiempo en el que se tendrán que grabar todos los instrumentos, hacer los arreglos en el estudio y demás.

Hay que confirmar que durante el período que se acuerde, haya total disponibilidad por parte del productor, y por parte de las personas que forman parte del proyecto musical, para que de este modo, todos puedan dedicar sus energías al proyecto discográfico en cuestión.

Lo que me han recomendado varios productores musicales que conozco, es dedicar alrededor de un mes, mes y medio, a grabar todos los instrumentos y hacer la mezcla, para su posterior masterización.

Sin embargo, todo esto depende un poco de como sea tu proyecto musical y el sistema de trabajo que haya adoptado el productor con el que hayas decidido trabajar.

Por ejemplo, en mi caso, con mi proyecto musical en solitario Ancient Realm, el primer trabajo titulado Walden, es un disco en el que yo compuse la música y luego conté con colaboraciones de diversos músicos que grabaron los instrumentos.

Al no ser una banda propiamente dicha, el productor y yo tuvimos que hacer un abordaje distinto, ya que era un poco complicado poner de acuerdo a todos los colaboradores en un período de tiempo tan cerrado como puede ser el de un mes.

Así que lo que hicimos fue trabajar a medida que estábamos disponibles el productor, el músico que iba a grabar y yo mismo, que iba a estar supervisando la producción.

Aunque hubiera preferido hacer la producción de este trabajo en menos tiempo, no fue posible dadas las características del proyecto y nuestro tiempo disponible, así que tardamos varios meses en grabar todo lo que era necesario.

Pero lo que quiero decir en este punto, es que entre tú, tus compañeros de proyecto y el productor, decidáis cuál es el período de tiempo que vais a dedicar a trabajar de lleno en la producción de vuestro proyecto discográfico.

Tienes que haber decidido el presupuesto que se destinará a la producción de tu disco

Para producir tu disco, necesitas un presupuesto, o tener más o menos, una ligera idea de cuánto dinero vas a necesitar para llevar a cabo la producción.

Para eso, tienes que preguntar al productor con el que vayas trabajar, cuáles son sus precios dependiendo de aspectos como la cantidad de canciones que vaya a tener el trabajo, la duración del mismo, cuantos instrumentos van a intervenir, etc.

Cada productor musical es un mundo, así que vas a tener que hablar con él para hacerte una idea del presupuesto que necesitas para llevar a término este proyecto.

Dependiendo de la cantidad monetaria que destines a producir tu disco, tu disco podrá ser más o menos profesional.

Por eso, es importante que tengas en cuenta el presupuesto.

Antes de nada, ponte de acuerdo con los compañeros de tu proyecto musical y acuerda con ellos, lo que estáis dispuestos a invertir.

Luego, cuando también le hayas preguntado al productor por sus precios, podréis ya decidir que cantidad monetaria vais a destinar en la producción.

Por eso, antes de hacer algo en el estudio, trata de que esto quede claro, para que luego no surjan problemas derivados de malos entendidos al no haber tratado en profundidad el tema de cuánto se va a invertir en la producción.

Concluyendo

Espero que este extenso artículo que he escrito, te ayude a tenerlo todo a punto antes de comenzar a producir tu disco.

Si crees que podría incluirse algún punto más, no dudes en hacermelo saber a través de los comentarios un poco más abajo del artículo.

Por si necesitas ampliar un poco más en este tema, con anterioridad publiqué estos dos artículos que puedes leer a continuación:

Un saludo 😉